martes, septiembre 23, 2008

Jorge Valdano.




2 comentarios:

BIEL CALDERÓN RINCÓN dijo...

Un retrato muy sobrio, como el retratado. El director del periódico donde trabajaba nos dio un toque un día diciendo que no quería que los retratados apareciesen con los brazos cruzados...aún no se por qué.

En fin, interesante blog!

Everything You Know Is Wrong dijo...

Me parece una apreciacion muy valida pero te aseguro que me resulta muy dificil colocarle los brazos al personaje para no tener que cortarselos.

O los cruza o se mete las manos en los bolsillos, que no se que es peor.