jueves, octubre 09, 2008

Sin flequillin.


2 comentarios:

Alberto Tallón dijo...

Muy suelta la veo con la tijera, pobre niño...

Marta dijo...

Estoy de acuerdo. ¡Qué peligro tienen los peluqueros!