miércoles, enero 14, 2009

Esperando

1 comentario:

Fernando dijo...

Tristeza que espera alegria no es tristeza ¿o si?