sábado, febrero 13, 2010

Starbucks

Ayer se me cruzo en el camino este libro:
"Como Starbucks me salvó la vida"

Me resulto muy curioso y me lo compre.
No es que a mi me haya salvado la vida
pero solo yo se la cantidad de horas que paso allí a la semana.

Allí trabajo, allí me relajo, allí me seco cuando llueve...
Es un sitio donde no se fuma, ponen música tranquilita, tienen wifi...
Allí he tenido mis mejores y mis peores ideas.
Allí me he reído y...

Por la tarde me subi a una de las cuatro torres.
Me senté en el suelo y apoye mi espalda sobre una columna.
Allí se estaba mucho mas cerca de El y mas lejos de Ella.
Se veía Madrid de norte a sur.
Un vigilante amable me dejo leer un ratito.
Solo Lars and the Hands of Light. en mis oidos.
No estuvo mal la tarde...

12 comentarios:

VolVoreta dijo...

Esas alturas...me recuerda la época cuando trabajaba en la Torre de Madrid que era de los puntos más altos de la city. Estaba en la planta 12 y subía a la cafetería del hotel, los últimos pisos, a tomarme el café...

Ahora, cuando a veces la "bordeo" por la M-40 pienso "¡cuanto ha cambiado esta ciudad!"

El libro ¿realmente salva vidas? porque si es así...me lo compro ya.

Te dejo un beso "solitario" en las alturas :)

Jaime dijo...

La de horas que me pasé en el Starbucks de Congress Av. en Austin, (cuando aquí ni se conocían) en mi primer viaje a Tx, esperando a que una rubia saliera del curro. Así que me apunto a los buenos recuerdos del lugar...

Stefany González dijo...

Qué buen descubrimiento Cuellar.
Me gustaria leer ese libro :)

A mi también me molan los Sturbucks porque no dejan fumar. Asi puedes estar tranquilita en un buen sitio sin salir oliendo a cenicero.

Un beso.

pd: la foto también está chula.

Stefany González dijo...

la de la torre digo.

Everything You Know Is Wrong dijo...

Pues también conozco ese Starbucks de Austin men. Allí me tome un frapu con Fresneda cuenco fuimos al repor de la pena de muerte.
Pensandolo bien creo que yo también voy a escribir un libro...

Stefany González dijo...

Por cierto Villanueva, menuda azaña por conseguir a la chica. Es lo más romántico que he oido en mucho tiempo. Sabes que con eso dejas a muchos tios a la altura del betún, verdad?

Kacho dijo...

Bendito sea por siempre el Starbucks que hay junto a la Audiencia Nacional. Le debemos la vida en las mañanas gélidas de guardia en la puerta de los juzgados.

Allí nos vimos por última vez. Hoy, en pleno sanvalentín, aún me acuerdo de ti...jejeje

Te dejo un San Estebán Mártir.

Gonzalo dijo...

Vaya foto -la de la derecha-!
... de vuelta,y...
"aprendiendo a vivir sin nada"?
Te veo bien, Alberto.
Un abrazo "de altura".

Everything You Know Is Wrong dijo...

Os aseguro que incluso me se donde estan puestos los enchufes de muchos de los cafes...

María Paseli dijo...

Me pasé tardes enteras durante tres meses esperando a que mi chico terminara sus clases de interpretación en un Stabucks de NY. Recuerdo mi rinconcito al lado de la ventana. El frío de la calle y la lluvia (¡o la nieve!), la gente pasando y mi té calentito entre las manos mientras dibujaba y pensaba. Lo cierto es que para ser una cadena tan grande, gran empresa desbancadora de las pequeñas cafeterías de barrio, tiene el encanto de ser un sitio en el que da igual dónde estés (me refiero el país o la ciudad) porque siempre estarás en Starbucks sin más. Es un universo paralelo en el que al entrar siempre encontrarás el té de siempre y los bollitos acompañantes...

María Paseli dijo...

Por cierto...eso de los enchufes...me suena, jeje :) Esque encima tenían "linterné" gratis!!!

Y...la foto de la torre...yo vivo ahí al lado!! detrás de la ultima torre...se puede subir ahí a ver las vistas? Hay ahí un sitio para tomar cafelitos buenos??

Anónimo dijo...

¿Es que ya nadie puede/quiere/sabe tomarse un café sin estar "enchufado"?
Definitivamente me quedo con el Central... y si la música es en directo genial... y si no puedes oir ni lo que piensas, mejor que mejor...
Lo siento pero Starbucks no gracias.
B. :(