miércoles, mayo 20, 2009

Mil cosas...



Me apetecería decir mil cosas, pero hoy...
Como que no quieren salir.
Las muy putas se aferran y no se muestran.
Se esconden pero sabes que están ahí...
Aunque...es mas de lo mismo, nada nuevo...
Ultimamente he entablado relación con mis sentimientos,
y como me dijo Ana, les pregunto todos los días como están.
Ellos me contestan:
"Mejor Alberto, pero aun nos queda mucho para no herirte...
Estas bien jodido Men, y no sera fácil . Lo sentimos pero seguimos aqui"


Lo peor de todo no es lo mal que lo pasas
sino como te quedas después.
La absoluta ruina.
Un espacio inmenso de absoluto vacio.

Lo siento.

5 comentarios:

Gonzalo dijo...

Alberto,... que duro es leerte sabiendo que aún es más duro lo que estas pasando.

Y todo el fondo de tu Blog en negro, además! Uf!

Vaya tema!

Pero pese al aspecto de tu Entrada hoy, hay algo que me ha gustado; algo que me ha gustado mucho.
Y es, que terminas diciendo:

-"Lo siento"-

Porque dejas bien claro que nadie quiere estar así!
que Tú tampoco quieres estar más así! -lo sé!-;
pero que lo digas, que te "disculpes" por rondar de nuevo
ese sentimiento, me parece... LO MÁS!

Y creo que sin saberlo; sin ser consciente, ya estas saliendo de esa absoluta ruina, de ese espacio inmenso de absoluto vacío.

Te digo todo esto porque me has recordado un texto.
Te paso un fragmento (adaptado)del mismo, vale?:

-"...Quizás a partir de esa idea se le ocurrió que otra manera de crecer, era hacia lo más profundo. Hacerse más hondo. Pronto se dio cuenta de que todo lo que tenía dentro de él le imposibilitaba la tarea de profundizar. Si quería ser más profundo tenía que vaciarse de todo contenido…
Al principio tuvo miedo al vacío. Pero luego, cuando vio que no había otra posibilidad,
lo hizo.
Se vacío de mucho, de todo; de imágenes, de recuerdos,... de posesiones.
Un día algo sorprendió al pozo que crecía hacia dentro. Dentro, muy adentro y muy en el fondo… ¡encontró agua!
Nunca antes otro pozo había encontrado agua.
El pozo superó su sorpresa y empezó a jugar con el agua del fondo, humedeciendo sus paredes, salpicando sus bordes y, por último, sacando agua hacia fuera.
La ciudad nunca había sido regada más que por la lluvia, que de hecho era bastante escasa. Así que la tierra que rodeaba al pozo, revitalizada por el agua, empezó a despertar.
Las semillas de sus entrañas brotaron en forma de hierba, de tréboles, de flores, de tronquitos endebles que se convirtieron en árboles después…
La vida explotó en colores alrededor del alejado pozo, al que empezaron a llamar “el Vergel”.
Todos le preguntaban cómo había conseguido aquel milagro.
-No es un milagro- contestaba el Vergel-. Hay que buscar en el interior, hacia lo profundo.
Muchos quisieron seguir el ejemplo del Vergel, pero desestimaron la idea cuando se dieron cuenta de que para ser más profundos tenían que vaciarse. Siguieron ensanchándose cada vez más, para llenarse de más y más cosas…
En la otra punta de la ciudad, otro pozo decidió correr también el riesgo de vaciarse…
Y también empezó a profundizar…
Y también llegó al agua…
Y también salpicó hacia fuera creando un segundo oasis verde en su pueblo…
-¿Qué harás cuando se termine el agua?- le preguntaban.
-No sé lo que pasará- contestaba-. Pero, por ahora, cuanta más agua saco, más agua hay.
Pasaron unos meses antes del gran descubrimiento.
Un día, por casualidad, los dos pozos se dieron cuenta de que el agua que habían encontrado en el fondo de sí mismos era la misma…
Que el mismo río subterráneo que pasaba por uno inundaba la profundidad del otro.
Se dieron cuenta de que se habría para ellos una nueva vida.
No sólo podían comunicarse, de brocal a brocal, superficialmente, como todos los demás, sino que la búsqueda les había deparado un nuevo y secreto punto de contacto.
Habían descubierto la comunicación profunda que sólo consiguen aquellos que tienen el coraje de vaciarse de contenidos y buscar en lo profundo de su ser lo que tienen para dar…"-.

Un abrazo Alberto Vergel, digo Cuéllar.

VolVoreta dijo...

Las "cosas" salen cuando tienen que salir. Hoy seguramente están "batallando" en tu cabeza porque todas quieren salir al mismo tiempo y...eso no puede ser. No podrías ni traducirlas.
Ha sido una buena idea la de dialogar con tus sentimientos. De hecho, han empezado contestándote "Mejor Alberto..."
Esa ruina se re-levantará y ese vacío re-llenará. Ya lo verás!

No "lo sientas"...Siéntelo.

Te dejo un beso.

Everything You Know Is Wrong dijo...

Mil cosas que decir.
Mil comentarios que agradeceros.
Un saludo.

Stefany González dijo...

No te veia yo haciendote autorretratos Albertito, pero no se le da nada mal oiga.
Me encanta la foto, aunque me molaria más si tuviera una luz mejor.
Pero nostamal. Tas aprobao.

un beso.

el mejillon suicida. dijo...

Si esto va por lo del juicio, y sus represalias, lo siento mucho, las empresas siempre ganan, aunque por la mínima. No sé, quizás sea mejor para tu salud olvidarles y probar en otros sitios. Y más sabiendo que hay miles de niñatos llamando a sus puertas para suplantaros por dos duros.
Solo te digo que a mi no me verán pidiendo curro, que les jodan!
saludos